El murmullo de las luces

(notas sueltas para acompañar un paisaje sonoro de París) Escribo estas palabras después de un viaje memorable en la Ciudad de las Luces. Escribo estas palabras mientras pienso en la injusticia de hablar sólo de la luz, cuando París es también una ciudad desbordante de sonidos. Escribo mientras pienso que no es casual que el …

Anuncios

“A que suena Yucatán: paisajes sonoros del siglo XXI” (2017) por Daniel Milán Cabrera “Don Hueleflores”

Las fonografías, grabaciones de campo, o registros de paisaje sonoro, son un semidesnudo. Así como algunas partes del cuerpo se dejan cubiertas para despertar con mayor potencia el deseo por mirar y tocar, también las fonografías guardan siempre un paño menor que invita a escucharlas erótica y afectivamente. "A que suena Yucatán: paisajes sonoros del …

Arte sonoro y arte contemporáneo: ¿Dos caras de la misma práctica?

Hablar de arte nunca ha sido fácil, y no precisamente porque en el acto mismo de la práctica artística –así como en su recepción– exista un algo, cercano los límites de la experiencia religiosa, que exceda nuestras infantiles conciencias de humanos: sencillamente, las discusiones sobre arte jamás han sido campo para el consenso, ya que, …

«La musicalidad del silencio en la imagen estática» por Karina Pampo

La relación sonido-imagen está regularmente asociada a disciplinas del arte dinámicas y audiovisuales. Sin embargo, no podemos negar que al observar obras como La gran ola de Kanagawa o Rémi escuchando el mar, ya nos estamos instalando en la armonía de su sonido; lo mismo cuando observamos los Elefantes musicales de Dalí, o las guitarras …

«Lunes de silencio: lunes de carnaval» por Gabriela Infantes Alcalá

Antecedentes El silencio del lunes que llega a la ciudad de Oruro después del extremadamente sonoro fin de semana de Carnaval, es ciertamente sobrecogedor. Alrededor de setecientas mil personas de todo el mundo que arriban a pasar estos días festivos, abandonan este día la ciudad que habitualmente cuenta con doscientos sesenta y cuatro mil setecientos …