La jirafa en llamas o mamá ¿por qué quiero afilar mi cuchillo?

Queridos todos.

Seguramente en estos meses con todo el revuelo de la elecciones presidenciales en México, vamos a escuchar un sin fin de veces la palabra chairo o pejechairo (haciendo referencia a los “seguidores” del candidato presidencial Andrés Manuel Lopez Obrador , conocido como peje). Pero, ¿qué significa que alguien o algo sea chairo? Chairo es una palabra que está de “moda” y lleva algo de tiempo utilizándose en el leguaje de los mexicanos. En la antigüedad (quizá los 60’ o 70’), aparentemente se utilizaba para referirse a un joven que gozaba constantemente (como un vició) del acto de auto complacerse sexualmente. Se creía (o se cree) que la masturbación provoca daños psicológicos (apendeja) y los jóvenes al estar retraídos en sus pensamientos propios de la edad, pareciera que sufren los estragos de practicar este acto, es decir, la chaira. La palabra chairo se ha vuelto bastante popular en la actualidad, en las redes sociales, como Facebook, se pueden leer frases como: “ya llegó un chairo” o “chairo detected”. Estas frases aparecen como respuesta a publicaciones con ideología de izquierda, que suenan a teorías de la conspiración, anti globalización, procesos descolonizadores, enlaces a periódicos o revistas izquierdosas y cosas por el estilo. Sirve, pues para decirle a alguien que su forma de pensar es muy “pendeja”. En Colombia y otros países de la zona se les conoce como mamertos, es decir, persona con poca inteligencia o izquierdoso. En Colombia al parecer se unen ambos significados. Hagamos una pequeña revisión de los que significa chairo o chaira. La chaira, como ya lo mencioné, hace referencia, en el lenguaje popular, a la masturbación masculina. Lo mismo sucede con la palabra chaqueta. La cual igualmente se utiliza (o utilizaba) para referirse a una persona o situación. Se puede decir –Eres un chaqueto(ta)- o -Eso está muy chaqueto-. Igualmente, -Eres un chairo(ra)- o –Eso está muy chairo. Ahora bien, según la Real Academia de la Lengua Española, la chaira es un cuchillo para cortar suelas de zapatos. Igualmente, hace referencia a un utensilio que sirve para sacar la rebaba a las cuchillas y para afilar cuchillos. Quizá, de está ultima definición viene su uso popular para hacer referencia a la masturbación, a la masturbación como acto puramente masculino. Chaira pasa de sustantivo a verbo, como la acción de “sacar filo” al pene a partir del frotamiento. Chaira, en la definición que da la Real Academia, proviene del gallego. En gallego, chaira hace referencia a un llano, a una extensión de tierra poco accidentada, es decir, limpia; podríamos decir en italiano, chiara (clara). La chaira debe estar perfecta (clara) para afilar bien un cuchillo. ¿Sera que el chairo es “limpio” , claro en su pensamiento? El Colegio de México (COLMEX), tiene una definición para el o lo chairo. Aquí se define como un sustantivo o adjetivo que se utiliza de forma ofensiva. Dice:

Persona que defiende causas sociales y políticas en contra de las ideologías de la derecha, pero a la que se atribuye falta de compromiso verdadero con lo que dice defender; persona que se autosatisface con sus actitudes. 

Esta definición se acerca bastante al acto de masturbase. Lo cual, es un acto de autosatisfacción (sexual) y de autoexploración, esto ultimo principalmente en la etapa infantil. La etimología mas aceptada para masturbación es su procedencia del latín; mas-hombre y turbatio, que puede ser revolver o perturbar.  Hacerse una chaqueta o chaira mental, es pues, revolver tus pensamientos, perturbar tu psique, hacer toda una construcción mental llena de signos y significados en torno a una situación.   Problematizar, hacer una hipótesis, construir un marco teórico a partir de nuestras experiencias y conocimientos; todo esto con un toque romántico-analítico más que científico. Al final se llega a una conclusión, un punto de autosatisfacción, el cual termina, quizá con un “sí es cierto”. El chairo hace una autoexploración psicológica para autoafirmar y quizá justificar su situación, buena o mala. En este sentido todos somos chairos; aunque la chaira tenga un dejo sexista. Una cuestión curiosa sobre el uso de la palabra chairo, tanto en la antigüedad como ahora, es que se utiliza (otra vez) un acto sexual que es normal para señalar y juzgar la forma de pensar o actuar del otro; la cual se cree despreciable, menor, desde el punto de vista del que señala. Porque se cuestiona sobre temas que no deben representar un problema o que igualmente, como la masturbación, representan un tabú. Esta tradición de utilizar analogías sexuales para denostar y hacer menos al otro, demuestra quizá, que pese a todo aun somos una sociedad sexualmente reprimida. Toda fuerza que actúa en contra de un recipiente frágil, como la sociedad en la que vivimos, tarde o temprano genera fisuras, grandes o pequeñas, para liberarse. Lo hace desde un grito en el estadio (puto), a partir de un acoso en el metro y hasta en forma de violencia de genero y crímenes de odio que se justifican porque el otro era “sexualmente diferente”.

Siempre suyo Guapodfde8bits.

P.D. Este post es chairo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s