La jirafa en llamas o mamá ¿Por qué las mujeres nunca descubren nada?

Queridos  todos

La necesidad y los deseos de poder superar esa necesidad es la madre de todos los descubrimientos e inventos.  «pensar, analizar, inventar no son actos anómalos son la normal respiración de la existencia»  escribió Menard, el creador del Quijote. Por supuesto, estas necesidades en muchas ocasiones, podríamos decir, no son del todo humanistas, como, por ejemplo, ¿Cómo exterminar a un mayor número de personas en el menor tiempo posible?  Probemos con la energía contenida en la materia. Pero afortunadamente, siempre hay alguien, que de alguna forma busca beneficiar a sus iguales sin importar de quien se trate.  Quiero, hablar en específico sobre la necesidad o el deseo que han tenido algunos hombres, de hacer que el conocimiento contenido en los libros llegue a todos de forma eficiente y “gratuita”.  El más claro ejemplo de esto es el proyecto Gutenberg, el cual, como sabemos, además de digitalizar textos de dominio público, su creador, Michael Hart, fue la primera persona que digitalizó un libro y lo puso a disposición de todos, todos los que tuvieran internet en los 70’s.  Otro caso similar, aunque con un final trágico, es el de Aaron Swartz. Él participó en un proyecto similar al proyecto Gutemberg, es decir, Open Libray. El libro digitalizado, se ha visto beneficiado por los avances tecnológicos computacionales. El uso del internet se ha extendido a más personas y por consiguiente más personas han tenido acceso a estos proyectos y a otros similares. Se han desarrollado dispositivos que permiten una lectura del libro electrónico más sencilla y eficiente. Por supuesto, el nuevo hardware, es decir las tabletas electrónicas, aparecidas en los primeros años de este siglo, han permitido la creación de contenido interactivo, en constante evolución, que, entre otras cosas ha problematizado la forma de enseñar en las escuelas en este sigo. Pero todo esto no es nada nuevo, en la década de los 40´s, en Ferrol, España, una profesora gallega que da clases de forma gratuita a obreros, escribe libros de ortografía y gramática española, considera que la forma en la que se imparten las clases en la España franquista, es obsoleta. La necesidad de que los niños no solamente memoricen, sendos libros, sino que aprendan de una forma distinta, la llevo a idear los primeros libros que tenían imágenes luminosas, a los que llamó libros mecánicos. Este primer invento derivó en lo que podríamos denominar como la primera tableta, mecánica, diseñada para la enseñanza. Este invento, es la enciclopedia mecánica y su creadora fue la profesora Ángela Ruíz Robles. La idea de sus dos inventos (patentados) era la de facilitar el aprendizaje de los niños de preescolar y primaria a través de conceptos realmente innovadores para la época. Manipulación e interacción mezcladas con intuición y juego.  Ella pagó, hasta el día de su muerte, sus patentes a la espera de poder producir masivamente su invento, con el fin de que el costo disminuyera considerablemente y pudiera llegar a todos los niños de su país. De lo contrario, alguna empresa extranjera hubiera adquirido los derechos y sus inventos, quizá se hubieran producido y utilizado, pero solamente por unos cuantos. Desafortunadamente, nunca logró ver que sus inventos se utilizaran y este maravilloso antecedente del uso de dispositivos interactivos para la educación quedó un poco en el olvido. A continuación, daré algunos detalles de sus inventos.

El primero de ellos fue, el libro mecánico. Data de 1949 y se denominaba como “Un procedimiento mecánico, eléctrico y a presión de aire para la lectura de libros”. En estos libros, diversos conceptos de matemáticas y español, estaban fragmentados y sintetizados. La idea era, que el alumno pulsara un botón en la parte inferior y se iluminara uno de estos conceptos, es decir, los botones eran una primera idea de hipervínculos que desplegaban un texto.

 

Captura de pantalla 2017-07-31 a la(s) 02.00.46Captura de pantalla 2017-07-31 a la(s) 02.01.02

Libro Mecánico.

La profesora Ángela, también proyectó, que estos libros mecánicos pudieran tener distintos tamaños o se pudieran plegar, con el fin de que fueran totalmente transportables y por supuesto, mucho más ligeros que un libro común. Su ideal de condensar todos los libros y materiales que los niños de la época utilizaban en la escuela, en un solo instrumento que fuese portátil, la llevó a crear su mejor y más ambicioso invento, el cual llamo enciclopedia mecánica. Bocetado desde 1952, este invento le dio cierta popularidad en su tiempo, pues lo presentó en exposiciones de inventos dentro y fuera de su país y además recibió varios reconocimientos. Este primer boceto tenía la forma de un libro normal, bastante compacto de dos “pastas”. Una parte consta de un mecanismo muy ingenioso, el cual debería permitir al usuario formar, silabas, palabras y algunas frases a partir de pulsar botones. Estos botones hacían girar letra a letra tres cilindros que contenían el abecedario. Las letras se mostraban en una pequeña ventana. En total se podían usar 45 caracteres.

Captura de pantalla 2017-07-31 a la(s) 02.01.25

La otra parte de esta enciclopedia, de la cual no se tiene el boceto, pero se sabe de ella por fotos y entrevistas que dio la profesora Ángela, estaba pensada para que un sistema de dos rodillos que sostenían unas láminas con el contenido de diversas asignaturas. A partir de hacer girar una bobina, estos dos rodillos situados en los extremos de la enciclopedia pasarían las láminas por detrás de una “pantalla” transparente. Esta pantalla tenía varias posibilidades de aumento. Esto, pensando en los usuarios con problemas visuales ¡Magnifico! Igualmente, tenía la posibilidad de incorporarle una luz para poder utilizarlo en la oscuridad. Por su puesto, la idea de los cilindros, permitía que el contenido se pudiera intercambiar, es decir, una verdadera enciclopedia en un solo dispositivo ligero y transportable. La profesora Ángela pensaba que, de esta forma, la información se podía actualizar fácilmente.  Este primer prototipo nunca se fabricó. Sin embargo, en 1962 la profesora Ángela registra una nueva patente, con el título, “Un aparato para lecturas y ejercicios diversos”. El concepto sigue siendo el mismo, un dispositivo ligero y portátil, fácil de manejar, actualizable en múltiples disciplinas y accesible para alumnos con problemas visuales. Está vez, el diseño es más sencillo, pero más práctico. Retira las piezas desmontables e incorpora los dos sistemas de su primera versión en un único bloque con forma de cuaderno.  Este cuaderno va integrado a un pequeño un pequeño portafolios. El dispositivo cuenta con dos partes, una con contenido básico sobre escritura, lectura y cálculo, al estilo de los libros mecánicos. La segunda parte, consistía en la sustitución de las láminas y os carretes, por pequeños rollos (3 pares) colocados en los costados del libro. Un carrete desplazaba una tira de papel arroz, la cual contenía toda la información de la asignatura y el otro carrete la enrollaba. La novedad, con respecto al primer dispositivo, es que en este, la profesora Ángela, agrega un dispositivo para que la lección pueda ser escuchada por el alumno ¡un audio libro! Este prototipo logro pasar del boceto a la realidad. Fue fabricado en zinc, bronce y madera. Sus dimensiones eran 24 cm (alto) x 22 cm (ancho) x 6 cm (fondo).

Captura de pantalla 2017-07-31 a la(s) 02.01.39

Captura de pantalla 2017-07-31 a la(s) 02.01.49

 

Sin dudas, la profesora Ángela planteó una nueva concepción del libro de texto, de la forma de los contenidos y del soporte de estos.  En 1971, parecía que por fin lograría que la enciclopedia mecánica se fabricaría y se pondría al alcance de cualquier niño en España. Desafortunadamente no pudo financiar la primera producción en serie de su invento (unas 1000 pesetas) y este nunca pudo ser utilizado por los estudiantes. Sin embargo, nunca dejó de pensar que, a través del uso de una tecnología innovadora, la educación podía facilitarse y podía cambiar en beneficio de los estudiantes. Justamente, creía que los estudiantes eran lo más importante de la escuela, no solamente en conjunto, si no como individuos, tenía ya en mente, la idea de la educación personalizada. Una educación que permitiera que el alumno razonara, en lugar de memorizar; ir de lo simple a lo complejo. Sin duda, la profesora Ángela era una mujer moderna en pleno franquismo. Esto queda claro en sus palabras «La enseñanza es deportiva, desarrolla amor al estudio por su forma amena, intuitiva, práctica y atrayente, para que el propio niño forme sus lecciones, viva esa alegría de la ciencia y vea que el estudio es el instrumento más poderoso de su vida, despertando interés a investigar y relacionar las ideas que es la base de toda sólida cultura».  Quizá si sus inventos hubieran logrado llegar a las aulas, la educación ahora tendría otros tintes. Ella misma decía «Si los muertos resucitaran verían los avances en teléfonos, en que ya no tardamos 24 horas en llegar hasta Madrid, en los televisores… se darían cuenta del paso del tiempo, pero si miran hacia la enseñanza, pensarían que no había pasado el tiempo, o que se equivocaron de siglo y que continuábamos como en la Edad Media». Tristemente seguirían pensando eso en pleno siglo XXI.  En algún momento Michael Hart dijo «Lo que me ha permitido llevar a cabo este proyecto es estar en el sitio correcto en el momento adecuado, al igual que le ocurre a los inventores con sus inventos».  Desafortunadamente, quizá el ingenio de la profesora Ángela Ruíz Robles, estaba en un momento equivocado y desafortunadamente, en el sexo equivocado; tristemente, si los muertos resucitaran, les parecería que incluso ahora, lo sigue siendo.  En contraste, su contemporánea, Pilar Primo de Rivera, fundadora de la sección femenina, de la falange franquista, decía «Las mujeres nunca descubren nada; les falta, desde luego, el talento creador, reservado por Dios para inteligencias varoniles; nosotras no podemos hacer nada más que interpretar, mejor o peor, lo que los hombres nos dan hecho».

AngelaRuizRobles_350X350

Siempre suyo

guapoDfde8bits.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s