El sonido al romper las olas: en busca de la identidad sonora de la escena surf en la CDMX

Por David Quezada Torres
Texto IV del Dossier La escucha etnográfica

Por música surf nos referimos aquí a ese rock instrumental que fue vinculado por su público al deporte de cabalgar sobre las olas; el cual vio sus orígenes en los últimos años de la década de los 50´s y principio de los 60´s en California, EUA. Este género musical estuvo ineludiblemente vinculado en un inicio a la cultura juvenil californiana de los surfers, pero no tardó en volverse, al igual que el surf como deporte y todo su imaginario, un fenómeno juvenil por todo EUA, más allá del deporte, las playas y el estilo de vida de los surfers.

Hoy en día dentro de la prensa especializada y entre los seguidores del género, aunque de forma no consensuada, se habla de tres grandes olas dentro de lo que lleva de vida la música surf (a la cual referiré simplemente como surf a partir de ahora).

La primera ola corresponde a la gestación, consolidación, época dorada y primera gran caída; abarcando entonces los últimos años de los 1950´s y primera mitad de los 60´s. En esta primera ola se gestan las características básicas del género – referencia a lo playero, uso del reverb y la técnica púa/contrapúa en la guitarra – y se crea un enorme repertorio de piezas, de donde se retoman muchas que hoy en día son reinterpretadas por nuevas bandas y de muy diversas latitudes.

La segunda ola abarca un periodo difuso durante poco más de la primera mitad de los años 80´s pero que comienza en 1979 con la formación de Jon & The Nightriders, cabecillas de este primer revival que incorpora elementos del garage y del punk, llegando al punto de que muchas bandas francamente punk retoman la temática surf para sus canciones.

La tercera ola nace del impulso que dio a este género la película Pulp Fiction (1994) al incluir en su soundtrack piezas como Misirlou, pieza emblema de la película y el surf; y de ahí a la actualidad, lo que nos lleva a encontrar música surf por todo el globo, en zonas completamente alejadas de la playa y de la cultura surfer.

Ejemplo de esta tercera ola es el caso de México, donde, si bien es cierto que el surf cruzó por primera vez durante su época de oro en la primera ola, es en esta etapa donde el surf entra y consolida su nicho dentro de la escena rockera nacional, teniendo en la CDMX uno de sus mayores centros.

Aquí, en la CDMX, la música surf incorpora diferentes elementos que el surf fue vinculando a si durante su recorrido histórico – repertorios, movimientos, imaginarios – y los mixtura con elementos de la cultura “nacional” como las máscaras de luchadores y el imaginario de la lucha libre, películas de serie B mexicanas como las del Santo, referencias a los destinos playeros nacionales, etc.

Teniendo en mente el recorrido histórico que aquí se esboza y diferentes etnografías durante conciertos de surf en la CDMX surge un proyecto de tesis que busca explorar la escena surf de la CDMX; y como parte de él nace la pregunta que compete a este espacio ¿Hasta qué punto es lo sonoro lo que hace que la música surf sea identificada como tal por el público y músicos de la escena de la CDMX?

Como herramienta para responder a esta pregunta se plantea una entrevista con escucha de audios, donde se presenta a los individuos (músicos, aficionados y publico ocasional) diferentes tracks y se les pregunta si pertenecen o no a lo que se conoce como surf, sin decirles el nombre ni el intérprete de la pieza y preguntando si conocen estos datos. A esto antecede una serie de preguntas sobre la música surf, su relación con ella y la apreciación que ellos hacen de ella y la escena local. Estas dos secciones dentro de la entrevista buscan no solo complementarse, si no reafirmar y contrastar lo que se dice sobre la música surf y lo que se escucha, así como identificar categorías emic para referirse a ciertas estructuras musicales, se busca dar cuenta de la diversidad dentro de los cultores y asistentes a eventos de música surf; descubrir no de lo que “es” la música surf si no lo que fue y todo lo que llega a ser.

Con este propósito, se han seleccionado piezas de surf de diferentes épocas y estilos para la entrevista. Para ser precisos, se seleccionó:

Pieza de surf clásico de la primera ola – The Shadows-Mr Moto


Pieza surf de la primera ola con voz, pero sin ser surf vocal – The Trashmen-Surfing Bird

Pieza de surf vocal clásico – Jean & Dean-Surf City

Pieza de la segunda ola del surf muy cercano al punk – Surf Punks-My beach

Pieza de surf mexicano – The Cavernarios-Camino a Varadero

Pieza de surf muy cercano a otro género, pero de una banda identificada con la escena – Yucatan A Go Go-Visteme de Kaliman

Pieza de un género cercano en la escena, pero de una banda no relacionada con el surf – Los Mustang 66-Mustang Rojo

Pieza del sonido surf en otro género – Black Eyed Peas-Pump It

Pieza surf claramente cover de otro género – The Supertones-Paranoid

Pieza surf sin batería y sin Reverb – Cover de Miserlou (violin, contrabajo y dos guitarras acústicas)

A esta entrevista nos afrontamos con una hipótesis, pero más que hablar de ella en este texto te pregunto a ti, a quien lee estas líneas y escuchó algo de estas pistas, ¿Qué escuchas en estas piezas? ¿Dónde está la continuidad y la diferencia? ¿Dónde están los límites entre un género y otro? ¿Lo que se dice que es importante es lo que escuchamos como importante? ¿A qué discurso se suscribe cada pieza? ¿Dónde se posiciona una pieza respecto a la otra? ¿Cómo se relacionan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s