Databending: hacia la libertad y ocio de las computadoras

to hear that which without the computer could not be heard;
to think that which without the computer could not be thought;
to learn that which without the computer could not be learned . . .”
Hay veces en que observo a mi computadora y siento lástima por ella. Está ahí, esclavizada a mis dedos, a mis deseos u obsesiones, no puede encenderse por sí misma, ni seguir sus propios intereses una vez que se enciende, es tan triste que no tenga la posibilidad de volverse loca. Sin embargo, somos una entidad interdependiente, donde quizá yo dependa más de ella que ella de mí, y eso es trágico, saber que necesito tanto a alguien que no me necesita: la más pura esencia de toda tragedia amorosa, cuyos finales ya quizá hemos leido o visto en filmes.
Por lo anterior es que a veces decido darle algo de libertad a mi máquina, la libertad de no funcionar como se ha ordenado que se use, quizá así se sienta un poco mejor que todas esas computadoras sometidas a usos más convencionales, todas esas máquinas oficinistas, álbumes-de-fotos-reproductoras-de-música-procesadoras-de-textos. Una inmensidad de máquinas abusadas y abandonadas sin más cuando ya no rinden lo suficiente o salen a la venta despampanantes modelos nuevos. La máquina no es una metáfora de lo humano, es su espejo más fiel y atroz.
Pero mis máquinas, todas con las que he convivido a lo largo de mi vida, siguen conmigo, pues son parte de mi intimidad y es por eso que les busco nuevas utilidades, quizá sea esa una mejor forma de jubilarse, yo no lo sé, pero la humanidad ha sido cruel con las máquinas porque no logra comprenderlas del todo: usar no es comprender.
Uno de los nuevos usos que me ha divertido con mi máquina es la aproximación al databending. Esta paabra se refiere al proceso de alterar datos crudos para alterar la interpretación que hará la computadora sobre esos mismos datos. Así, en el databending se abren archivos de audio en editores de texto para alterarlos, o bien, se abren archivos de imagen en procesadores de audio para aplicarles efectos de sonido y después mirar los resultados. Dado que la comprensión como usuario común que tengo no me permite comprender del todo las reacciones de la computadora, los resultados del databending siempre me sorprenden y me producen ciertas sensaciones difíciles de definir.
Pero basta y hagamos algo de databending. Para eso necesitamos:
1) 1 archivo de imagen no comprimido, por ejemplo, *.tiff, *.bmp, etc.
Si no tienen archivos de ese tipo, es sencillo convertir las imágenes *.jpg ó *jpeg a formatos no comprimidos. En MacOS basta con usar el Preview y abrir la imagen, una vez hecho esto, sólo se le da en “Save as…” y se selecciona el *.tiff. En Windows aún no lo pruebo, pero acá hay un tutorial.
Una vez que tienen su archivo abren el Audacity y le dan a “File” -> “Import” -> “Raw Data”.
Lo anterior abrirá una ventana de diálogo donde aparecerán varias opciones:
Encoding: (aquí seleccionan “U-Law” o “A-Law”).
Byte Order: (seleccionan “Big-endian”)
Channels: (seleccionen “1 Channel Mono” [a veces funciona el “2 Channels (Stereo)”])
Las demás opciones déjenlas como aparecen y seleccionen “Import”.
Haciendo eso, se abrirá una forma de onda que representa al archivo de imagen. Si gustan pueden darle play y escuchar ese ruido, en verdad, hay algunas imágenes que forman bellas formas de onda, pero eso es otro asunto.
Ahora bien, hay algo que se llaman headers, los cuales dan info sobre el tipo de archivo y datos necesarios a las computadoras para que ellas sepan cómo interpretarlos, si destruimos los headers, la computadora sólo reconoce un montón de datos, pero no sabe qué hacer con ellos. En el caso de nuestro header, por lo regular se ubica al principio de la onda y al final de misma, así que les sugiero primero elegir alguna parte del centro de la onda de audio y trabajar con ella (después pueden moverse hasta el punto donde hallen que la imagen se puede abrir).
Una vez que seleccionen esa parte central de la onda, vayan a “Effect” y seleccionen alguno de los efectos, como Reverb, EQ, Phaser, Wah-Wah, etc., y aplíquenlo a la onda.
Ya aplicado, seleccionen toda la onda y vayan a “Export”. Se abrirá una pantalla de diálogo y donde dice “Format”, seleccionan “Other uncompressed files”. Esto abrirá un botón que dice “Options”, le dan click y aparece otra ventana. En “Header” seleccionan “RAW (header less)” y en “Encoding” seleccionan “A-Law” o “U-Law” (deben seleccionar la misma que eligieron al importar la foto) y dan “OK”.
Vuelven a su anterior ventana y donde aparece el nombre del archivo le agregan la terminación tiff o bmp, según sea el caso. Aparecerá una ventana de diálogo adviriténdoles que están empleando una terminación para imagen, ustedes le dicen que quieren hacer eso, es decir, “Yes” u “OK”, y a todo le dicen básicamente Sí. Su imagen quedará guardada y pueden abrirla, si no abre se cometió algún error en una parte del proceso (así es, para generar errores también es posible cometer errores).
Y ahora bien, ¿Por qué he seleccionado este tema? ¿Cómo se relaciona con la música libre?
Primero, en el uso de un dispositivo de audio libre (Audacity) para manipular archivos que no le corresponden, aplicándole a este archivo plug-ins que tampoco le corresponden, por ejemplo, aplicar un flanger a una imagen y mirar el resultado. Esto representa el grado de libertad que nos permite el software libre al tener la opción de Raw Data, pues sin ésta herramienta no sería posible realizar el databending. Desde esta idea, puedo decir que la opción de trabajar este tipo de estética está al alcance de cualquiera que posea una computadora y una conexión a internet, lo cual genera una mayor cantidad de creadores/as.
Segundo, las creaciones de databending, o cualquier otra forma de estética del error digital (glitch, microsound, etc.) abren reflexiones en torno a cuestiones económicas y políticas más allá de las estéticas. Por ejemplo, los artistas glitch son en su mayoría hombres de piel clara que pertenecen a círculos académicos y culturales privilegiados divididos en una orientación de investigación institucional y otros autodidactas provenientes de formaciones profesionales diversas. Siguiendo esta idea, hay una rica discusión, que no se ha hecho, sobre factores económicos y de género en cuanto al surgimiento de estos procedimientos. Esta brecha incluso puede escucharse al presenciar un concierto donde participan Kim Cascone, Scanner y Oval. El primero con una orientación de investigación académica, el segundo con una parte conceptual y el tercero con una aproximación más “bailable”. ¿Sería posible un concierto así en México? Hasta ahora no lo he visto, pues sólo he presenciado tocar juntos a gente académica con gente académica, gente autodidacta con gente autodidacta, ¿Por qué esta frontera no está rota acá? En ese concierto, en el Tate Modern, conviven 3 experiencias distintas de la estética del error, 3 opiniones distintas que coexisten y colaboran, algo que en México aún no sucede, pero sé que con el tiempo, y la apertura de herramientas libres, se logrará.
Me despido ahora, con la sensación de haber tenido otra experiencia con mi máquina, ha crecido nuestra intimidad, pues la he dejado ser libre, se ha divertido creando errores, funcionando de forma incorrecta, ha sido una fuente de resistencia ante su letargo. Espero que puedan o quieran realizar sus propias imágenes y mirar los resultados. Acá pongo el Perro semihundido de Goya tratado con Fade out + EQ.
¡Liberemos a Armstrong!
Goya-Perro1
Anuncios

5 pensamientos en “Databending: hacia la libertad y ocio de las computadoras

  1. Creo que la estética del error puede tener resultados ineperados…
    Les comparto el experimento que hice siguiendo las indicaciones de Fabián con una foto en formato bmp de una cascada que bajé de internet. La pongo en un Post ya que no se como anexarla al presente comentario.

  2. Trate sin éxito realizar el experimento, mañana lo volveré a intentar. Es increíble como el error puede llegar a tener su propia belleza.

  3. Me gusta mucho la idea de las computadoras como entes independientes y libres. Siempre he sospechado cuando la gente dice que las máquinas son frías e inhumanas. Para mi representan un espejo y representación directa de la forma en que la mente humana funciona.
    Con el databending me parece que es un ejemplo de como los datos que para nosotros como humanos tienen sentido, como una imagen y un archivo de audio, son irrelevantes desde el punto de vista de la computadora. En su interior maneja la información de una forma uniforme y estándar, necesita que se le indique con un header que tipo de archivo se trabaja para darle sentido.
    Como otros tipos de arte, el databending podría entrar en la categoría de descontextualización de objetos, en este caso, archivos de datos binarios.
    La cuestión que surge de esto, es la valoración estética que puede tener este tipo de obra. Está en el algoritmo en que se transforman los datos o en el sonido e imágenes producidas con efectos nuevos y extraños. No pude hacer funcionar convertir el archivo de audio de nuevo a imagen, pero me encanta el sonido de la imagen cruda como material para una pieza musical.

  4. Pingback: Códigos Obsesos V.2.O: Contribución al Grupo 17 de Sistema Poliedro | El Instante de Sísifo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s